Blog

Una Casa Inteligente – ¿qué significa?

umniy-dom-1-limex El día no empieza por el zumbido desagradable del despertador, sino que por un agradable rayo del sol, el cual pasa a través de las persianas semiabiertas. Se abren poco a poco, y el cuarto se va llenando de luz en el transcurso de unos minutos. En este momento más allá en el pasillo la bañera se llena de agua, y de algún lado llega un apetecible olor a café, y el suelo se pone más cálido, para darle la bienvenida del sueño con una agradable calidez. ¿Procesador central o sistema de distribución de intelecto? Una Casa Inteligente ya hace tiempo que dejó de ser un sueño sin realizar de escritores de novelas fantásticas. Hoy ya es una realidad muy actual, cuyos frutos con placer los usan miles de personas en todo el mundo. Es un sistema de control del edificio, el cual gracias a la automatización y a los sistemas de alta tecnología, les proporciona a las personas una estancia mayoritariamente confortable en su casa. El principio de funcionamiento de las Casas Inteligentes es muy diverso, y depende principalmente del diseñador y el fabricante del sistema. Puede ser un procesador central, el cual controlará todos los locales, o puede estar basado en tecnologías de intelecto distribuido. En este caso cada nodo va dotado de intelecto propio, lo que hace que el sistema sea más flexible y seguro. En el primer caso, el deterioro del procesador puede producir una auténtica “rebelión”, durante la cual será incontrolable. En el segundo caso sólo pueden alterarse algunas funciones en un espacio limitado. Ahorro energético sin pérdida de confort El sistema de gestión del edificio podría parecer excesivo, pero realmente su objetivo primordial es el ahorro energético. El intelecto artificial se afina a sus costumbres: apaga la luz que se dejó en una habitación donde no hay nadie, mantiene sus condiciones climáticas ideales dentro de la vivienda, orientándose sobre los cambios de tiempo y mucho más. Es un guardia y vigilante perfecto, el cual no sólo bloqueará las puertas después de que se vaya, sino que creará la imagen de que hay alguien en casa, y si alguien vino a visitarle – le llamará a su teléfono móvil. La gestión de la casa puede vincularse a un panel de control universal, al ordenador, a la tableta o teléfono. Y con todo ello, ya dentro de los escenarios preestablecidos puede crear los suyos propios, que corresponderán a sus rituales de día a día, como el abrir las ventanas después de despertarse, la atenuación de las luces superiores al ver películas, etc. Funciones de la Casa Inteligente Si uno tiene imaginación, deseo y una suficiente cantidad de dinero, siempre puede inventarse algo nuevo, pero la lista “estándar” de funciones del sistema de gestión del edificio ya es asombrosa. Lo primero a lo que con frecuencia prestan atención las personas de alto poder adquisitivo – es el sistema de seguridad de alto nivel, el cual también puede ajustarse según sus requerimientos de forma adicional. Como norma en el sistema primario entra la imitación de presencia de los dueños de la casa, bloqueo de las puertas, notificación acústica al activarse los sensores de infiltración a la vivienda, con posibilidad de llamada automática a la policía. El control de la iluminación permite ahorrar energía eléctrica, crear un diseño de luz del local, el cual se adaptará idealmente a su forma de pasar el tiempo y creará un irrepetible ambiente en la vivienda. Asimismo cabe destacar las funciones de gestión de las cortinas y persianas, que limitará el paso de la luz de día, cuando así lo desee. La luz, al igual que el clima dentro de los locales, se regula dependiendo de la temporada del año y el estado del tiempo. La Casa Inteligente también está dotada de un sistema de videovigilancia, calefacción, mantenimiento del territorio y cine en casa. Y muchos sistemas de gestión del edificio también van dotados de la tecnología IP – la cual permite tener un control remoto y tener activados todos los escenarios deseados justo al llegar a casa, sin emplear mayor tiempo en órdenes adicionales al sistema.