Blog

Los arquitectos y sus propias casas

Podemos estar dialogando eternamente sobre las mejores soluciones de las cuestiones de la construcción, o simplemente será suficiente echar un vistazo al enfoque que le dan a este problema los profesionales. Las propias casas de los arquitectos, desde este punto de vista, pueden plenamente considerarse como la materialización del genio del presente. Por supuesto no se deben tomar como la única forma correcta de solucionar la cuestión de la vivienda, pero ha de tenerse en cuenta, y simplemente asombrarse por ese hallazgo de diseño seguro que no está de más. Monumento del vanguardismo arquitectónico – la casa de Rietveld dom-ritvelda La viuda Truus Schröder, para quién Gerrit Rietveld construyó esta casa, en la que vivió hasta el fin de sus días, tenía sus opiniones para muchas cosas en el mundo, y sobre todo – en relación a la educación de sus hijos, y el ambiente en el cual dicha educación se debe dar. Ante todo esta grande casa en Utrecht se parece a un cubo formado de piezas aleatorias de un “Lego”. Pero después de analizar detalladamente esta obra maestra, comprendemos que realmente no tiene piezas “casuales”. La viuda Truus deseaba que las fachadas de su casa luzcan de la forma más insólita posible. Los primeros esbozos fueron rechazados por ella, como impropios de este deseo, y lo más seguro es que le tengamos que dar las gracias a ella por esta materialización tridimensional de arte de Mondrian. La parte interior de la casa en mucho, por supuesto, se asemeja a la exterior: paneles de color, inclusiones pintadas de color negro, pero con más frecuencia sin deberse al amor por el arte, y situados en los lugares más manchadizos. Así nacía el high-tech, tal como lo conocemos para el inicio del siglo XX. Ninguna de las habitaciones estaba predestinada para algo en concreto, en cada una de ellas había un lavamanos y un sitio para la lámpara de keroseno, para poder alquilárselas a los huéspedes. Esta casa entró en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, y de derecho se considera monumento de vanguardismo arquitectónico y antecesor del estilo high-tech. La casa de cristal dom-iz-stekla La casa de Philip Johnson fue su primera casa construida, y la primera casa, sin precedentes en la historia. En esta casa plenamente se materializaron los principios básicos del modernismo: es una casa con la superficie mínima necesaria para una vivienda, aquí no hay ni paredes, ni tabiques interiores – sólo ventanas. En el interior – el mínimo de muebles. A pesar de la absoluta transparencia, la privacidad de la persona no se altera en absoluto, debido a la gran parcela que lo rodea. Siendo transparente, esta vivienda inmutablemente crea una sensación de carácter efímero e irrealidad, como si fuera que se disuelve entre el bosque. El propio Johnson usaba la casa exclusivamente para pasar el fin de semana, y en el año 1986 la entregó al Fondo nacional de conservación del patrimonio histórico. Desde el año 2007 allí se hacen excursiones. “Cabañón” kabanon Le Corbusier consideraba, que la persona debe vivir en un local, estando parado en el centro del cual, podría fácilmente tocar las paredes. Y precisamente tal casa se construyó. Y si somos más precisos, no es una casa en absoluto, es una cabaña. La puerta del Cabañón da a un restaurante, cuyo propietario fue amigo suyo, lo que permitió descartar la necesidad de ubicar por encima de todo una cocina en un espacio tan reducido. El Cabañón dispone de servicio sanitario, tiene un sistema de ventilación primitivo, y por dentro está decorado con pintura mural. “Robohobit” Bohumil Lhota robohobbit-dom El arquitecto checo creó la casa más ecológica de la Tierra. Teniendo en cuenta que es bastante complicado llamarla inmueble, ya que es bastante móvil. La casa-maestra se esconde debajo de la tierra en una loma, como si fuera una chabola, pero sube a la superficie tan sólo su propietario aprieta un botón. Todo gracias a un enorme gato para locomotoras. Precisamente esta posibilidad suya se convirtió en el factor principal, el cual determina su carácter ecológico. En invierno precisa el mínimo de calefacción, ya que incluso con el frío más fuerte debajo de la tierra se conserva una temperatura sobre cero. En verano hace fresco sin aire acondicionado, y el agua en la piscina se calienta con la luz del sol. Otra gran ventaja es la posibilidad de girar la casa alrededor de su propio eje, y por lo tanto cambiar las vistas desde la ventana. El creador y propietario Bohumil Lhota nombró a su obra “Robohobit”, porque la casa se parece a la madriguera de un hobbit, pero al mismo tiempo plasma en sí el interior de “La guerra de las galaxias”.